¿Ante quién o ante quienes juran los Directores Políticos del BPS?

Editorial de la Conducción de la Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cuando un Presidente jura ante la Constitución de la República, seguro el juramento no es sólo para ése documento frío.

Más allá de toda la retórica del acto en sí, el Presidente jura lealtad a todo el Pueblo Uruguayo, que se rige por ésa Constitución.

Jura, seguramente, recordando a Artigas en el Congreso de Abril: “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana”, con el compromiso de que “los más infelices sean los más privilegiados”, la certeza de no “vender el rico patrimonio de los orientales al vil precio de la necesidad” y teniendo muy presente que “es muy veleidosa la probidad de los hombres”.

Ese juramento, junto con el efectuado a la Bandera deben ser los más solemnes en la vida de un uruguayo que se precie como tal y aprecie los conceptos de República, Democracia, Justicia, Soberanía y Pueblo.

Los Directores Políticos del BPS no sólo carecen del respaldo del voto ciudadano, como sí lo tienen los Directores Sociales, sino que surgen de alguna propuesta política realizada al Presidente de la República, sea esta de la fuerza política, de algunos sectores o partidos o quizás de algunos ministros. En definitiva ni Ud. ni nosotros lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que deben ser propuestos al Poder Legislativo para su aprobación y lo otro que sabemos es que no realizan ningún juramento, como el del Presidente de la República, o los Ministros de Justicia. Sin embargo son la voz del Poder Ejecutivo en el BPS.

Por la Constitución de la República y por Ley Orgánica representan a un Ente Autónomo, pero seguramente esa autonomía debería cesar ante el Presidente de la República, como cesa la autoridad de un Ministro ante él.

Por otro lado, pero transitando el mismo camino, nosotros, el Pueblo (La Nación), los trabajadores, tenemos un doble compromiso: recordarle al Sr. Presidente su juramento y el de vivir con los principios artiguistas y de todos aquellos que dieron su vida por esta República y su Democracia y particularmente siendo consecuentes con las enseñanzas de trabajadores tales como D’ Elía, Cuesta, Gatti, Duarte, Rodríguez y tantos otros.

Evidentemente este Directorio del BPS se ha plantado como una autonomía que no conoce de limitaciones y para no hacer de esto un simple enunciado, enumeraremos algunas acciones:

* No pago de la PCM de acuerdo a lo que indica la Constitución de la República en su artículo 228 y el Presupuesto vigente al momento de realizar el pago.

Involucrar a dos organismos a los que adujo haber consultado para violentar la Constitución y en la Dirección Nacional de Trabajo (DINATRA), tanto la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) como el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) manifestaron que no fueron consultados, y haber dicho que el Tribunal de Cuentas también había sido consultado y resulta que la consulta formal se efectuó luego de la reunión de la DINATRA y como forma de salir del paso por parte de la delegación del Gobierno.

Esta situación ha motivado que la ATSS empiece las gestiones organizativas para presentar la demanda correspondiente por créditos laborales ante el Poder Judicial.

* Promover el traslado y cierre de la maternidad del Canzani al Hospital Policial.

Propuesta que ni siquiera partía de una verdad, ya que el Sanatorio “Canzani” desde el año 2012 dejó de ser Maternidad para iniciar un proceso que lo transformó en el Centro de Internación de pacientes del CRENADECER. Además el Directorio no había adoptado resolución al respecto, ni existía convenio con la DNSP (Hospital Policial), ni estaban en conocimiento el Ministerio de Salud (MS), ni el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), ni ASSE, ni siquiera el Parlamento, tanto la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social de Diputados, como tampoco la Comisión de Salud Pública del Senado sabían de esta propuesta.

El Directorio ha pretendido “jugar” con la Opinión Pública, confundiéndola, por un lado plantea que no se justifican equis camas para pocos nacimientos, y en realidad lo que se pretende trasladar es la internación de los pacientes del CRENADECER (defectos congénitos y enfermedades raras).

* Nombramientos de familiares y amigos de directores como secretarios en sus despachos y creación de gerencias fuera de la estructura organizacional.

Esto que fuera muy criticado por miembros de este gobierno cuando eran oposición, hoy está a ojos vistas en el BPS.

El sindicato denunció la situación del Sector de Certificaciones Médicas y Peritajes y el consecuente perjuicio que se ocasiona a los trabajadores que deben esperar hasta más de un año para la realización de una Junta Médica que determinará el acceso a una pasividad (Jubilación, Subsidio Transitorio o Pensión Invalidez) y planteamos a la OPP y al Directorio que el personal para ese servicio era extremadamente insuficiente y además en su mayoría estaban en una situación de inestabilidad y precariedad laboral incomprensible y por lo tanto se debía pasar a los profesionales a Contrato de Función Pública y además dotar de más profesionales al Sector. Este Directorio opta por contratar a algunos profesionales (los del último llamado) argumentando impedimentos legales para hacerlo con los del llamado anterior, sin embargo no tuvo impedimentos legales para “retirar” a la Gerente del Sector, “inventar” una gerencia y con ella premiar a uno de sus dilectos “amigos” (integrante del equipo ideólogo del desmantelamiento del Canzani) y ponerlo al frente de Certificaciones y Peritajes, dotándolo de todo lo necesario para avanzar en la mejora de gestión del mismo. Todo lo que se le negó a la Gerente que ganó el concurso para estar al frente del Sector, se le da a este buen funcionario, que perdió varios concursos para obtener el cargo de gerente. ¿Cómo se llama esta forma de proceder?

* La Evaluación por Desempeño o el proceso de premiación de la injusticia.

Falta de descripción de tareas por parte de los evaluadores, no realización de entrevistas, o realización de estas en forma colectiva, no devolución de valoraciones, son algunas de las observaciones realizadas por nuestros representantes ante los Comités. ¡Oh casualidad, dos de las mejores calificaciones tienen o han tenido estrecha vinculación con miembros del Directorio! Quizás estas calificaciones sean las más imparciales del proceso de evaluación, pero dentro de este collar de perlas se confunden con las demás. ¿O Ud. no desconfiaría?

* Ante las próximas elecciones en la ATSS fomenta una lista afín a sus intereses.

Al mejor estilo de patrones del siglo pasado, se nos ha informado que algún director está promoviendo una lista que sea afín a esta forma de conducir el Banco. Esto en la jerga sindical es promover un sindicato amarillo.

Por eso lo del título nos debe invitar a reflexionar, ¿el BPS es parte del Uruguay, o su autonomía es tan omnímoda que no toma en cuenta la subordinación a ningún otro poder del estado y ni siquiera vela por los intereses superiores del Pueblo?

Conducción de la ATSS