El asombro

A prop贸sito de las resoluciones de Directorio referidas a tribunales de concursos

Compartir

EDITORIAL
El asombro

A prop贸sito de las resoluciones de Directorio referidas a Tribunales de Concursos

鈥溾l Tribunal est谩 facultado 鈥揺n cualquier instancia- para solicitar informaci贸n o documentaci贸n ampliatoria, as铆 como admitir otros medios de prueba, cuya idoneidad quedar谩 a juicio de sus integrantes.

Podr谩 requerir los asesoramientos que entienda necesarios para el cumplimiento de sus cometidos鈥︹

Con este enunciado Arist贸teles iniciaba 鈥淢etaf铆sica鈥. Esto se ha transformado en un enunciado universal de los fil贸sofos, entendi茅ndose que sin asombro no hay conclusi贸n posible respecto de cualquier fen贸meno que tengamos por delante.

El asombro es lo que marca, lo que indica, lo que decide, pues, sin asombro no se llegar谩 a ninguna parte. Sin 茅l se estar谩 a expensas de lo que nos cuenten, de los asombros tal vez de los dem谩s sin construir por nosotros mismos, peque帽os fil贸sofos de la vida y que somos parte integrante del asombro al que no debemos eludir si es que pretendemos ser protagonistas de nuestro mundo.

Resumiendo, para entrar en tema, nos asombramos porque somos ignorantes, si supi茅ramos qu茅 es lo que nos asombra, no nos asombrar铆a.

Nuestro ep铆grafe no causar铆a asombro, si se cumpliera tal cual est谩 escrito y respecto de su 煤nica interpretaci贸n, sin embargo no es as铆 y por eso genera interrogantes y asombro.

驴HASTA D脫NDE VA LA AUTONOM脥A DE UN TRIBUNAL?

La autonom铆a, 茅ticamente, seg煤n S贸crates es la independencia del hombre con respecto a la parte natural de su naturaleza.

No obstante, pol铆ticamente se define como la capacidad por determinados organismos o entidades infraestatales para gobernarse dentro de ciertas esferas territoriales sin ninguna interferencia.

El Decreto 516/2007 define en su art铆culo 12 鈥淐ada Tribunal actuar谩 con autonom铆a t茅cnica, sus resoluciones ser谩n fundadas鈥︹; m谩s adelante en su art铆culo 13 nos dice que 鈥淓l tribunal de evaluaci贸n podr谩 requerir de las unidades de personal o quienes hagan sus veces, toda la informaci贸n necesaria a los efectos del cumplimiento de su cometido鈥

Respecto del r茅gimen de la Administraci贸n P煤blica y sobre la interrogante: 驴c贸mo deciden los Tribunales? La respuesta la dicta el art铆culo 15 鈥渓os tribunales funcionar谩n con la totalidad de sus integrantes y las decisiones ser谩n adoptadas por la mayor铆a de los presentes y actuar谩n con autonom铆a t茅cnica鈥. (Sic)

Ahora bien, en ATSS partimos de la base que los miembros integrantes de los Tribunales ser谩n personas probas e id贸neas, con formaci贸n y calificaciones adecuadas. Entendemos que se debe 鈥渆vitar鈥 designaciones basadas en predilecciones o prejuicios excluyendo, pues, todo tipo de discriminaci贸n. Deben 鈥 adem谩s- tener la formaci贸n y capacitaci贸n adecuadas, ser capaces de juzgar un modo de actuaci贸n o una realidad sin tener en cuenta factores externos que puedan influir esa valoraci贸n.

Seguramente se compartir谩 que un miembro de Tribunal debe tener la autonom铆a suficiente como producto de su desarrollo humano y personal, lo que seguramente le permitir谩 contar con una capacidad de decisi贸n en consecuencia de sus valores morales y de percepci贸n cr铆tica del mundo que le rodea. Si acordamos con lo anterior es por dem谩s evidente que el nivel real de la autonom铆a de las personas se ve fuertemente influenciado por su entorno social, en este caso laboral.

Siguiendo esta 煤ltima l铆nea argumental se entender谩 鈥揺ntonces- que la capacidad de ser aut贸nomo en diferentes 贸rdenes de la vida es un privilegio, que permite desarrollo individual y no deber铆a estar condicionado o impuesto por la sociedad o jerarqu铆a 鈥 en este caso- laboral, lo que puede terminar siendo conflictivo cuando se trata de lidiar con situaciones de grupo o conjuntas con otras personas.

En ATSS desde hace muchos a帽os se ha instalado entre los compa帽eros el 鈥渟entir鈥 de que es inadmisible que el Directorio del BPS acceda a solicitudes de 鈥渁sesoramiento鈥 efectuadas desde los tribunales, los que culminan en resoluciones, que luego son hasta jurisprudenciales para otros Tribunales, cuando en realidad deber铆an especificar que son un mero asesoramiento para dirimir una indecisi贸n o incomprensi贸n del texto de Bases de Concurso.

Esto que es considerado un error administrativo serio, ya que el Tribunal viola su propia autonom铆a cuando pide que el Directorio RESUELVA, y no que le asesore sobre una interpretaci贸n de las Bases genera gran descreimiento en los postulantes y reafirma el planteo de much铆simos compa帽eros de no postularse porque 鈥渟ea de frente o de costado鈥 el 鈥渃aballo del comisario鈥 llega en buen puesto a la meta y los dem谩s le 鈥渃amuflan鈥 la llegada.

Por lo anterior lo del asombro, compa帽eros.

V铆ctor Gabriel Olmos
Presidente de ATSS