Firmar contra la LUC, una oportunidad para la DEMOCRACIA

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Sin profundizar en el gran, trascendente y necesario debate acerca del entramado institucional que conocemos como democracia representativa que a su vez responde a las aspiraciones de época de la sociedad de muchas décadas atrás en que se aprobó la constitución.
Entendemos que la iniciativa del referéndum contra la Luc es triplemente una oportunidad para la democracia.
En primer lugar la LUC surge como parte de un mecanismo que habilita al ejecutivo la imposición de un proyecto para ser tratado de forma urgente.
Segundo porque el debate y la decisión final quedo encarcelada en paredes de mármol limitada a 130 legisladores (quedamos por fuera 3,5 millones de almas).
Tercero porque mediante la posibilidad del referéndum al fin podremos DECIDIR.
Es un gran esfuerzo sin duda juntar 700 000 firmas, pero más esfuerzo aún es tener que vivir día a día las consecuencias de tan nefasta y basta Ley que afecta aspectos inmediatos de la vida cotidiana así como también los estructurales del estado cuyas consecuencias van a trascender a esta administración.
Hay un sistema político con representación parlamentaria que ya sea por acción (en el uso y abuso de mayorías) o por omisión (abrazando las dudas, la timidez y la no lucha en defensa de los intereses populares) decidió imponernos la LUC.
Por eso, firmar contra ella es también un acto de valentía y solidaridad, es en definitiva, demostrar que el pueblo puede organizarse y dar respuestas diferentes y con verdadera independencia a las del sistema político.

¿Cómo firmar?
En esta oportunidad y como es de público conocimiento existen dos iniciativas.
Una es la impulsada por FUCVAM, La Intersocial Feminista, la FEUU y el PITCNT que plantea ir contra solo 133 artículos de los 478 que componen esta Ley.
La otra es impulsada por la coordinación “Contra toda la LUC”. Su nombre no deja lugar a dudas y expresa con claridad la necesidad de derogarla en su totalidad tanto por forma como por contenido.
 
¿Cuál es mejor?
No hay mejor ni peor, simplemente son diferentes y complementarias, por ello entendemos que lo peor que le puede ocurrir a ambas iniciativas es competir una con la otra generando confusión en una sociedad muy manipulada por los medios que lucran y trafican con la información (y por lo tanto la niegan si no les resulta conveniente)
Ambas iniciativas están en marcha y con fuerte impulso y lo más sano que podemos hacer es no negar información, decir claramente que todos PODEMOS FIRMAR AMBAS.
 
¿Se pueden firmar ambas?
Por supuesto que si, no se anulan ni se suman, son dos iniciativas diferentes que buscan llegar a las 700000 firmas para poder habilitar el recurso del referéndum. Para finalmente vivir un poco mejor, reparando derechos y garantías.
 

Jorge Mirone
Comisión de Prensa y Propaganda ATSS