La pauta salarial es mucho peor que el mecanismo de ajuste actual

Escribe el Mter. Ec. Antonio El铆as, Asesor Econ贸mico de ATSS.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Escribe el Mter. Ec. Antonio El铆as (*)

El objetivo de esta nota es analizar el impacto que tendr铆a sobre los trabajadores del Banco de Previsi贸n Social la aplicaci贸n de la pauta salarial para los trabajadores del sector privado que fue propuesta por el Poder Ejecutivo en la sexta ronda de Consejo de Salarios. Se realiza este an谩lisis dado que a la fecha no existe una propuesta de pauta salarial para el sector p煤blico y considerando que en t茅rminos generales se aplican criterios similares a p煤blicos y privados.

En este breve art铆culo no se har谩 una descripci贸n de dichas pautas, ni se reiteraran las muy correctas cr铆ticas ya realizadas salvo decir que se est谩 planteando una pauta salarial nominal que no considera la inflaci贸n y por tanto implica una desindexaci贸n salarial.

A continuaci贸n se comparan los mecanismos de ajuste por inflaci贸n vigentes en el Gobierno Central y en las Empresas P煤blicas con la propuesta realizada a los privados.

El Art. 4 de la Ley de Presupuesto define que: 鈥淟os ajustes ser谩n realizados tomando en consideraci贸n la meta de inflaci贸n fijada por el Comit茅 de Coordinaci贸n Macroecon贸mica para el per铆odo de vigencia del aumento鈥 y las disponibilidades del Tesoro Nacional. En caso que la meta de inflaci贸n se establezca en t茅rminos de un rango, se tomar谩 en consideraci贸n el centro del mismo.

Los ajustes deber谩n incluir, asimismo, un correctivo que tome en cuenta la diferencia en m谩s que se hubiere registrado entre la variaci贸n observada del 脥ndice de Precios al Consumo (IPC) confeccionado por el Instituto Nacional de Estad铆stica durante la vigencia del ajuste anterior y el porcentaje de ajuste otorgado.鈥

Este mecanismo implica que al final de cada per铆odo se recupere el 100% de la inflaci贸n pasada, aunque la primera vez que se aplic贸 la inflaci贸n futura (en el a帽o 2009) hubo una ca铆da salarial por este concepto.

Este art铆culo 4 tiene varios aspectos negativos: el primero, es que no se negocia el ajuste con los sindicatos y, por tanto, no est谩 sujeto a la Ley de Negociaci贸n Colectiva; el segundo, las p茅rdidas de poder adquisitivo que se producen porque el ajuste por inflaci贸n se hace anualmente; tercero, que en 2013 y 2014 el gobierno actu贸 para que el IPC bajara en el mes de diciembre, principalmente, por la reducci贸n puntual de la tarifa de electricidad por el Plan UTE premia, a fin de dar un ajuste de salarios uno por ciento menor del que corresponder铆a.

A pesar de lo anteriormente se帽alado la pauta salarial presentada por el Poder Ejecutivo para el sector privado es mucho peor, dado que determina un aumento semestral nominal que es independiente de cu谩l sea el incremento del IPC durante los dos primeros a帽os, con un correctivo por inflaci贸n al comenzar el tercer a帽o.

En la pauta se definen tres franjas: sectores con problemas, sectores medios y sectores din谩micos. Para cada uno de ellos los aumentos son decrecientes a lo largo de los tres a帽os del convenio. Analicemos lo que significar铆a que se ubicara a los trabajadores del Banco del Banco de Previsi贸n Social entre los sectores con problemas: en el primer a帽o tendr铆an un aumento de 8%, en el segundo del 6,5% y en el tercero del 6%.

Supongamos que la inflaci贸n de 2015 y 2016 es de 9,26% (como fue la del 2014 si no hubiera aplicado el UTE Premia) y los aumentos fuesen iguales a los sectores con problemas entonces: en enero de 2016 se recibir铆a un ajuste de 4% en vez de 9,26% (43% del IPC); en julio de 2016 recibir铆a otro 4% con lo cual llegar铆a al 8% de ajuste (86% del IPC de diciembre); en enero de 2017 recibir铆a un ajuste de 3,25% (35% del IPC); en julio se completar铆a el 6,5% (70% del IPC de diciembre de 2017). En 2018 se recibir铆a un 6% m谩s un correctivo por IPC, que no est谩 claro si se recibir铆a todo junto a principio de 2018 o, tambi茅n, se dividir谩 en los dos semestres).

Si se ubicara el BPS entre los llamados sectores intermedios la variaci贸n ser铆a muy poca: recibir铆an un incremente de 8,5% en 2016; 7,5% en 2017; 7% (m谩s un correctivo en 2018)

Las p茅rdidas de salario real ser谩n mucho m谩s altas s铆 la tasa de inflaci贸n aumenta como consecuencia, entre otros factores del acelerado proceso devaluatorio. Lo que es muy probable teniendo en cuenta que la inflaci贸n ha estado en el 煤ltimo quinquenio por encima de la meta de inflaci贸n del gobierno y que existe un importante deterioro de la econom铆a nacional y de la regional.

La cl谩usula gatillo, por otra parte, se aplicar铆a cuando la inflaci贸n supere el 12% anual, lo que demuestra claramente que el gobierno asume que la inflaci贸n puede superar con alta probabilidad el 10% que accionaba el 鈥済atillo鈥 en convenios anteriores. Obviamente, las p茅rdidas de salario real derivadas de no recuperar el 100% del IPC crecer谩n en forma proporcional al aumento de la inflaci贸n.

La posibilidad de incrementos salariales por encima de los aumentos nominales de la pauta queda limitada al siguiente criterio: 鈥渓as partes podr谩n acordar incentivos por productividad a nivel de empresa, conjunto de empresas o rama鈥. Lo cual descartar铆a un incremento salarial que acompa帽e el crecimiento de la econom铆a como ha propuesto el PIT-CNT.

En resumen, la pauta implica una 鈥渁puesta鈥 del gobierno – en el 鈥渃asino鈥 de una econom铆a regional y nacional con grandes dificultades y riesgos – que se deber谩 pagar con el salario de los trabajadores. Los cuales, en cualquier caso, no tienen nada que ganar 鈥 no hay ning煤n aumento del salario real – y tienen mucho poder adquisitivo y calidad de vida para perder.

(*) Asesor Econ贸mico de la Asociaci贸n de Trabajadores de la Seguridad Social (ATSS)