Palabras de Víctor Olmos en reconocimiento al compañero Adolfo Bertoni

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“ATSS no olvida” fue la frase que emplee hace varios años atrás con motivo del aniversario vigésimo quinto de la ATSS y la conmemoración y homenaje a nuestros compañeros desaparecidos durante la dictadura y hoy esa frase tiene la misma vigencia y valor para agradecer al compañero Pelao Adolfo Bertoni.

“En ATSS no olvida” quiero sintetizar el sentir de todo el sindicato hacia el compañero que a muy temprana edad optó por la causa de los trabajadores y de una seguridad social universal y solidaria.

Con esas dos banderas enseñó que es más importante el bienestar colectivo que el individual y que el manto protector de la Seguridad Social debe llegar sin diferencias y por igual a todos los uruguayos, para así de esta forma ser los trabajadores protagonistas de la lucha de clases.

Quizás por ser un republicano de vieja escuela, cultivado en los principios de que todos somos iguales ante ley, de que mi autoridad cesa ante vuestra presencia, de que sólo la Escuela Pública nos coloca en pie de igualdad, y de que ser un luchador social empieza por ser un buen trabajador y mejor servidor público, es que hoy estamos acá en reconocimiento de tan franca entrega por sus iguales.

Muchos tendrán lo suyo para decir y espero ya se lo habrán dicho o se lo dirán a su momento, pero nosotros que aprendimos de él muchas cosas, en el intercambio de opiniones de diversa índole, como diversos son los seres humanos, en el debate a veces acalorado, enfático pero siempre fraterno queremos decir gracias Adolfo por permitirnos compartir parte de tu vida en la actividad sindical.

Seguramente este encuentro nos permitirá recordar un sinnúmero de anécdotas agradables y otras no tanto, pero que son la síntesis que ha signado nuestras vidas tanto personales como laborales y qué bueno que podamos hacerlo con quien, al menos para nosotros ha estado presente durante tanto tiempo.

Como verán en estas palabras he querido significar al Pelao como hombre y compañero, como ser humano, como persona, con defectos y virtudes, que supo ganarse el respeto, la estima y el aprecio de quienes estuvieron, están y estarán en la ATSS que ayudó a fundar.

Sabemos que se abre una nueva etapa en su vida, aunque estamos convencidos que la única renuncia que firmará será la de continuar en como trabajador del Banco, ya que él sabe que la lucha no ha terminado y queda muchísimo por hacer desde las filas de los jubilados y mucho más por la Seguridad Social.

Así que bienvenido compañero Adolfo a esta nueva e igual batalla por la causa de los trabajadores de hoy y mañana. La ATSS está y estará siempre de puertas abiertas para recibirte a ti y tu consejo y obviamente ayudarte en tus emprendimientos sociales, eso será así porque ATSS no olvida.

Gracias.