Resolución del Consejo Directivo Nacional de ATSS sobre el tema Presupuesto

Aprobada por unanimidad en su sesión del jueves 9 de julio de 2015.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Luego de un profundo intercambio de valoraciones y apreciaciones, hemos comprobado, que pese a que retomaron su funcionamiento los ámbitos bipartitos, varios de ellos han demostrado inoperancia por carecer de lineamiento político o poder suficiente para acordar y resolver por parte de los representantes de la Administración. Si la Administración desea demostrar un interés real sobre los temas, sus representantes deberían tener poder de decisión y el posicionamiento político correspondiente que permita un avance real en los referidos ámbitos de negociación colectiva.

No obstante lo anterior, los representantes en estos ámbitos han transmitido con claridad la posición política general de la alta conducción de la Institución y esto se traduce en un alineamiento por parte del Directorio a las directrices políticas del Poder Ejecutivo, sin considerar los perjuicios que esto acarrea para el funcionamiento del Banco.

Esto deja en claro varias cosas, pero una que sobresale por encima de todas, que podemos resumir en la pregunta: ¿la alta gerencia con su perfil de administrador, gestor y asesor de primerísimo nivel, qué dice sobre esto?

Adicionalmente resultó llamativo que el Directorio mandate a sus representantes a decirnos que ciertos temas “no los sigamos planteando porque ya se han expresado al respecto”. No nos queda más que expresar a ello, que el sindicato se arrogará siempre el derecho de seguir reclamando aquellas situaciones que entienda injustas para los trabajadores.

La ATSS ha planteado problemas y sus respectivas soluciones. La Administración nos ha brindado una respuesta negativa a las soluciones y lo que más nos preocupa, es que no ha dado la respuesta política imprescindible que aporte otras soluciones, porque los problemas planteados persisten.

En lo inmediato los principales problemas son:

  • Resulta evidente en distintas áreas de BPS la necesidad de personal, que se irá incrementando considerablemente, debido a ciertos elementos de la coyuntura actual, nacional e internacional.

A saber:
• El cierre de mercados y los problemas de colocación de productos nacionales, generará desempleo en las distintas industrias en dicha situación.

• La reducción de la obra pública, también generará desempleo no sólo en la construcción sino también en todas las ramas asociadas a dicha industria.

• La instrumentación de Sistema Nacional de Cuidados, demandará (como suele suceder)
una mayor exigencia a nuestro personal.

Todo esto se traduce en mayor trabajo a ser realizado por la misma cantidad de trabajadores en BPS, para lo que la Administración responde con reducción de cupos vacantes.

  • Asimismo es necesario considerar distintos aspectos relativos a remuneraciones, cambios de escalafón y compensaciones, que tienen que ver con el reconocimiento a las tareas y responsabilidades que realmente tienen los trabajadores y la ineficacia por parte de la Administración en estos años para llevar adelante la Descripción, Estudio, Análisis y Valoración de los Puestos de Trabajo. Consideramos por tanto que todo esto debe ser atendido en lo inmediato.
  • Aún no se termina de implementar la reestructura del año 2009, ello implica una gran cantidad de cargos que no se han concursado, algunos ocupados mediante subrogación, otros sin ocupar; en ninguno de los casos se observó voluntad por parte de la Administración de actuar como corresponde para ocupar estos puestos (1). A esta reestructura inacabada, se suma que se pretende aprobar una nueva estructura para el Área de la Salud, que no fue discutida a nivel bipartito.
  • El compromiso de la ATSS debe ir más allá de nuestra situación laboral y debe extenderse hacia nuestros usuarios y beneficiarios. Las pautas salariales del gobierno, implican la caída del Salario Real, que no sólo afectará a todos los trabajadores, si no que indirectamente, a los pasivos también. La Administración debería estar comprometida con nosotros en este reclamo y adoptar la posición autónoma que le confiere la Constitución y la Ley y denunciar este perjuicio antes de que se concrete.

La pregunta que debemos hacernos es ¿hacia dónde se orienta la política presupuestal del Banco para enfrentar estos y más problemas que vendrán? ¿Le preocupa la situación? A nosotros si nos preocupa. No solo por la negativa a nuestros planteos, sino porque no avizoramos una actitud seria y esperable de un buen administrador; preocupándose además de por sus trabajadores, por sus beneficiarios. Esta falta de proactividad ante los problemas, demuestra que el Directorio deja de lado su rol de administrador autónomo y asume un rol de mensajero de la línea del gobierno.

En razón de lo expresado, el CDN por unanimidad resuelve:

1. Nuestro rechazo a la injerencia de las pautas gubernamentales en la autonomía del BPS, imponiendo restricciones presupuestales (salariales e inversiones) a un ente autónomo.

2. Nuestro rechazo a la complacencia del Directorio, que aceptando estas imposiciones, no se compromete con los fines de la Institución establecidos en su carta orgánica.

3 – Solicitar la realización de una reunión bipartita política con carácter de grave y urgente por estos temas.

Consejo Directivo Nacional
Jueves 9 de julio de 2015

(1) Esto se ve agravado por el hecho de que las pautas del Gobierno no son sólo para este año, sino que implican una reducción presupuestal a aplicar en años siguientes. A modo de ejemplo, se encomienda al BPS a una supresión de vacantes del 25% por año. Esto implica que en la medida que los cargos no sean ocupados se irán perdiendo, con la consecuente disminución de la PCM y por ende de los ingresos de todos por igual (pues la PCM se calcula en base a la masa salarial y esta considera todos los cargos, incluyendo los vacantes).