Se profundizan los problemas econ贸micos y las restricciones salariales

An谩lisis del Mter. Ec. Antonio El铆as, Asesor Econ贸mico de ATSS.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Como es por todos conocidos el poder adquisitivo del salario depende de muchos factores, entre los cuales se destacan la evoluci贸n de la econom铆a y la correlaci贸n de fuerzas entre los due帽os del capital y los vendedores de fuerza de trabajo. En una situaci贸n de crecimiento econ贸mico es m谩s probable que se obtengan mejoras del salario real que en una situaci贸n de deterioro econ贸mico, pero en ambos casos el volumen de las mejoras, eventualmente p茅rdidas, depender谩 de la correlaci贸n de fuerzas.

LA SITUACI脫N ECON脫MICA

La situaci贸n econ贸mica del pa铆s est谩 cambiando de ciclo en forma significativa: pasamos de un crecimiento fuerte y relativamente predecible, a un crecimiento mucho m谩s lento cuya evoluci贸n es en gran medida impredecible.

En 2008 comenz贸 una crisis econ贸mico-financiera en los pa铆ses centrales que gradualmente se traslad贸 hacia los pa铆ses perif茅ricos y que actualmente impacta fuertemente en la regi贸n. La econom铆a nacional, que tuvo un fuerte crecimiento impulsada por un contexto internacional favorable para los pa铆ses productores de materias primas, comenz贸 en 2012 un proceso de desaceleraci贸n (sigue habiendo crecimiento pero a tasas cada vez menores). Incluso debe se帽alarse que en el 煤ltimo trimestre hubo una ca铆da del producto.

La acelerada devaluaci贸n de Brasil, 4,5 reales por d贸lar, ubica a nuestro pa铆s en una situaci贸n similar a la ocurrida en 1999, los precios de los servicios y productos brasile帽os son mucho m谩s bajos que los nuestros. En este a帽o la devaluaci贸n del real fue 52,83% y en Uruguay solo alcanz贸 a 18,5%. Lo cual implica aumento de las importaciones legales de ese pa铆s y el contrabando masivo; reducci贸n de las exportaciones hacia Brasil y terceros pa铆ses donde competimos con Brasil; p茅rdidas de turistas brasile帽os y desv铆o de turismo argentino hacia ese pa铆s.

En nuestro pa铆s el gobierno gasta una parte importante de sus reservas (1.800 millones de d贸lares entre junio y setiembre) en tratar de frenar el crecimiento del d贸lar que, obviamente, impulsar铆a el aumento de la inflaci贸n (que ya es superior al 9%). Cabe destacar que el PIT-CNT propuso utilizar parte de las reservas como medida contrac铆clica lo que fue rechazado por el gobierno. Lo m谩s preocupante es que la venta de d贸lares para mantener el tipo de cambio tiene sentido en una situaci贸n coyuntural, pero este no es el caso: el aumento del valor del d贸lar es parte de un shock externo que durar谩 por muchos a帽os.

En resumen: crece cada vez menos la econom铆a; la inflaci贸n alcanza casi el 10%; la moneda nacional est谩 sobrevaluada respecto a Brasil y nuestros principales socios comerciales, a todo lo cual se le debe agregar que las cuentas p煤blicas tienen un d茅ficit de aproximadamente 3,5% del PBI.

LA POL脥TICA SALARIAL EN EL SECTOR P脷BLICO

En la 茅poca de auge el gobierno del Frente Amplio llev贸 adelante una pol铆tica de conciliaci贸n de clases que benefici贸 a los capitalistas (leyes favorables para las inversiones y exoneraciones fiscales) y a los trabajadores (aumentos salariales y m煤ltiples leyes que mejoraron su capacidad de negociaci贸n y las condiciones laborales), a la vez que aplic贸 pol铆ticas asistencialistas para los sectores m谩s carenciados.

Para continuar con esas pol铆ticas en condiciones econ贸micas adversas existe una gran dificultad: el car谩cter asim茅trico de la conciliaci贸n de clases. En efecto, lo que recibi贸 el capital en car谩cter de exenciones tributarias por promoci贸n de inversiones y zonas francas es por largo plazo y est谩 protegido por tratados internacionales; lo que recibieron los trabajadores en condiciones laborales y mejoras salariales se puede modificar r谩pidamente a trav茅s de leyes, decretos y disposiciones.

En ese marco se inscriben las pautas salariales restrictivas para el sector privado y el sector p煤blico que impactar谩n negativamente en el nivel de vida de los trabajadores. Como contrapartida se afirma una y otra vez que no se aplicar谩n aumentos de impuestos, lo cual implicar铆a confrontar con el capital, pero ese no ha sido el camino elegido hasta el momento.

Las pautas presentadas para los trabajadores p煤blicos el 7 de agosto tienen dos partes claramente diferenciadas: una la que refiere a los ajustes por inflaci贸n; otra, la que refiere al crecimiento de la masa salarial.

Respecto al primer punto, en el proyecto de Ley de presupuesto no se incluy贸 el art铆culo 4, actualmente vigente, que determina la forma en que se ajustan los salarios anualmente en relaci贸n al IPC. Dicha omisi贸n fue corregida a trav茅s de un acta firmada en el Consejo Superior del Sector P煤blico.

Al respecto, debe se帽alarse que el mantenimiento de este art铆culo es positivo para los trabajadores, particularmente en una situaci贸n econ贸mica critica, dado que si se aplica adecuadamente permitir铆a recuperar el valor del salario en el momento del ajuste.

La referencia a la aplicaci贸n adecuada, se refiere a que no se apliquen medidas distorsivas como el plan UTE Premia que reducen el porcentaje de incremento que deben recibir los trabajadores por el ajuste; que la fijaci贸n de la meta de inflaci贸n futura sea estimada en forma objetiva y no discrecional como hasta ahora; que no se condiciona el ajuste a otorgar a las disponibilidades de Tesorer铆a elemento que no se utiliz贸 en el per铆odo anterior pero fue destacado en la presentaci贸n del Ministro Murro.

El segundo aspecto de la propuesta salarial del gobierno es que 鈥渟e promover谩 que la masa salarial global de Sector P煤blico acompa帽e el crecimiento del PBI鈥. Hasta ahora no se ha verificado que este aspecto se est茅 cumpliendo en la presentaci贸n del proyecto de Ley de Presupuesto.

En ese caso hay varios puntos que deben considerarse, el primero de ellos, que esto no implica que el salario de cada uno de los trabajadores aumente, al menos, como el PBI por diversas razones:

a) el aumento de la masa salarial se puede obtener por el crecimiento del n煤mero de trabajadores;

b) dicho incremento en la masa se puede destinar a aumentar el salario de los cargos de mayor responsabilidad y no repercutir en los trabajadores operativos;

c) se puede incrementar la masa salarial destinando ingresos a los sectores que el gobierno ha priorizado, tales como, educaci贸n, salud y seguridad p煤blica sin que esto implique aumentos para los otros sectores;

d) se pueden combinar todas las alternativas se帽aladas.

A MODO DE CONCLUSI脫N

En la compleja situaci贸n econ贸mica actual – en la que es muy probable que se acelere la devaluaci贸n y, por tanto, la inflaci贸n – es un hecho positivo el mantenimiento de la indexaci贸n salarial a trav茅s del art铆culo 4. A pesar de las limitaciones se帽aladas anteriormente es un instrumento que puede servir a los intereses de los trabajadores.

No sucede lo mismo con la segunda parte de la propuesta, es muy dudoso que exista un impacto positivo en los salarios reales del supuesto crecimiento de la masa salarial de acuerdo al PBI. M谩s a煤n, es muy dif铆cil estimar cual va a ser la evoluci贸n del PBI. A su vez, s铆 creciera la masa salarial, la distribuci贸n de ese incremento estar谩 estrictamente atado a la discrecionalidad de los gobernantes y, por tanto, a la correlaci贸n de fuerza de cada rama y/o empresa.

Mter. Ec. Antonio El铆as, Asesor Econ贸mico de ATSS