Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social

¿A QUIÉN LE URGE LA REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL?

REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL DESDE LA PERSPECTIVA DE LOS TRABAJADORES

EL PAPEL DE LA SEGURIDAD SOCIAL EN LA ESFERA FINANCIERA Y EN EL SISTEMA DE PROTECCIÓN SOCIAL:

* No puede convertirse en una CONTRA REFORMA. No puede ir a menos

en materia de protección social y derechos adquiridos.

* Debe modificar las prebendas otorgadas al capital en general y algunos

sectores económicos en particular.

* Debe ser integral, participativa y refrendada por una consulta popular.

LA REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL EN URUGUAY NO ES URGENTE, LE URGE A LA CORRIENTES REFORMISTAS ALIADAS AL GRAN CAPITAL

La solidaridad es un componente muy peligroso para ricos y poderosos. Sobre la base de la repetición de frases y conceptos como “crisis financiera”, “déficit fiscal”, “mal manejo de las cuentas públicas”, se crea un caldo de cultivo en la población que genera enojo y malestar, y con ello, la base emocional para el reclamo por una reforma.

QUE LA REFORMA NO LA PAGUEN LOS TRABAJADORES

Nos oponemos terminantemente a que se tomen medidas contra los intereses de los trabajadores, tales como, aumentar la edad de retiro; bajar la tasa de remplazo; reducir salario básico jubilatorio. Los que deben aportar para equilibrar las cuentas del Banco de Previsión Social son los que tienen reducción de aportes y exoneraciones, y el gobierno que debe cubrir con fondos de rentas generales los costos que generan las políticas de subsidios al capital.

 

SE CONFUNDE LA REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL CON REFORMA DEL BPS

Se deja afuera de la discusión los otros componentes de la seguridad social que se encuentran vinculados a las cajas estatales y paraestatales. Especialmente, se deja fuera la Caja Militar, siendo ésta la expresión máxima de la consagración de privilegios a sectores minoritarios de alto rango. Los privilegios de unos pocos recaen sobre la espalda de muchos. La forma en la que se está introduciendo el debate sobre Seguridad Social apelando a la “crisis de financiamiento” y “necesidad de sostenibilidad económica” del sistema, constituye una avanzada ideológica para generar condiciones subjetivas para su reforma.

SE DEBE AUMENTAR PROGRESIVAMENTE LOS APORTES PATRONALES

Nuestra propuesta es aumentar progresivamente los aportes patronales – por ejemplo, en Industria y Comercio los patrones pagan la mitad (7,5%) de lo que pagan los trabajadores (15%) – y reducir las exoneraciones en dichos aportes.  Obviamente, merece una profunda revisión el sistema de aportes patronales del sector rural, que es el que porcentualmente menos paga sobre la masa salarial.

DEBE MODIFICAR LAS PREBENDAS OTORGADAS AL CAPITAL EN GENERAL Y ALGUNOS SECTORES ECONOMICOS EN PARTICULAR

Si los gobiernos, cualquiera sea su auto definición ideológica, quieren promover la inversión privada por la vía de subsidios, el costo de los mismos no lo deben pagar los trabajadores con los fondos de sus jubilaciones: los debe pagar el estado a través de rentas generales.  En el caso de las exoneraciones deberían revisarse las razones por las cuales fueron otorgadas y mantener solo aquellas que sean estrictamente imprescindibles.

NO A LAS AFAP´S ESTAS SUSTRAEN RECURSOS QUE DEBERÍAN VOLCARSE AL BPS

Las AFAP’s sustraen recursos que deberían ir al BPS. El caso extremo es el de los trabajadores, que amparados al Art. 8 de la Ley 16.713, optan por aportar a las AFAP’s teniendo ingresos menores a los exigidos para afiliarse en forma obligatoria. A febrero de 2019 eran 864.753 los trabajadores en esas condiciones, estando obligados a ingresar 72.728 (7,7% del total de afilados activos a las AFAP). Con ello, cae la recaudación del BPS y sube el pago de pasividad que debe pagar este organismo. Por otra parte, el capital acumulado en la AFAP para el pago de la renta vitalicia (jubilación) se le aplica tasa de interés técnico, cuyo valor se modifica semestralmente, y que hoy es la cuarta parte (0,73%) de la que regía hasta el año 2012 (3%) y la mitad la que regía hasta el primer semestre de 2018 (1,5%). La tasa de interés técnico depende y, por tanto, el monto de la renta vitalicia, de una estimación de la Bolsa Electrónica de Valores de Montevideo de acuerdo a una decisión discrecional del Banco Central del Uruguay. En otras palabras, los trabajadores que están, obligados o voluntariamente, afiliados a las AFAP están absolutamente desprotegidos respecto a las decisiones que tome el Banco Central. Al respecto proponemos que se elimine el sistema de AFAP de forma definitiva. Pero mientras no se acumulen las fuerzas necesarias para lograr ese objetivo exigimos que:

a) Se elimine el ingreso voluntario a las AFAP’s subsidiado por los fondos de

los trabadores (Art. 8, Ley 16.713).

b) Se fije por ley una tasa de interés técnico de mediano plazo que solo podrá

ser modificada cada cinco años.

c) Se elimine el castigo, pérdida del 10% de sus ingresos de por vida, a los

trabajadores que amparados en la Ley 19.590 optaron y opten por recibir

sus pasividades del BPS.

DEBE SER INTEGRAL, PARTICIPATIVA Y REFRENDADA POR UNA CONSULTA POPULAR

La solidaridad se vuelve un principio vacío si no se refleja en propuestas en concreto. La idea de profundización de un sistema de seguridad social basado en cuentas personales, manteniendo el actual sistema mixto o extendiéndolo al sistema de reparto (dejando de ser tal) profundiza la concepción individualista que promueve que cada uno ocupe de sí mismo y vele por sus intereses particulares. La solidaridad es el eje vertebral y sostén social del sistema que da respuesta a las contingencias que sufrimos las personas desde antes de nacer hasta después de la muerte. El Estado es el encargado de organizar la respuesta colectiva para dar solución. Ha sido la base de la construcción del sistema de solidaridad intergeneracional. La introducción del sistema de ahorro individual no solo no participa en este sistema de solidaridad, es contrario al mismo y no ha dado cumplimiento a la promesa de mayores y mejores beneficios en el plano individual.

La ATSS continuará desarrollando el pensamiento crítico y la acción transformadora en pos de la defensa de los derechos de los más desfavorecidos.