Sobre ajuste salarial y tarifazo

Escribe Víctor Gabriel Olmos, Presidente de ATSS.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

AJUSTE

A los trabajadores del BPS les correspondía recibir un aumento en términos nominales de 9,84%. Por un lado, correspondía el incremento de 9,44% y, por otro, el adicional de 0,4% ambas situaciones acordadas en el Convenio Colectivo firmado el pasado 23.12.2015 en Consejo de Rama entre el Gobierno y la Mesa Sindical Coordinadora de Entes, de la que somos integrantes.

De acuerdo con el artículo primero del convenio el cálculo es el siguiente: centro del rango meta de la inflación futura (5%) más el 4,44% que surge de la diferencia entre el IPC del 2015 que es 9,44% y el centro del rango meta de la inflación futura otorgado en el 2015 que fue de 5%. Dto. 227 del 22.01.2016.

Desde que se aplica este mecanismo al final del período se recuperaría el 100% del valor del IPC porque el centro de rango meta siempre es 5%.

Respecto a la Prima por Alimentación al momento podemos establecer que el ajuste es de 9,17%.

Por el artículo cuarto del convenio se debió incorporar un aumento de 0,4%, hecho que intempestivamente el gobierno a través de la OPP condicionó a que la ATSS firme una clausula de paz por el tema PCM.

Ahora bien la MSCE reunida en la ATSS el lunes ppdo. resolvió denunciar ante el Consejo de Rama el chantaje que se le hace a la ATSS, exigir el pago del 0,4% adicional al ajuste salarial y reclamar que el mismo 0,4% se aplique a la Prima por Alimentación de todos los miembros de la MSCE por ser materia salarial.

TARIFAZO

El importante aumento de las tarifas públicas es considerado por múltiples sectores sociales como un ajuste fiscal. Evidentemente el aumento de las tarifas públicas por encima del aumento anual del IPC muestra un afán recaudatorio que no es ajeno al alto nivel de déficit fiscal que el gobierno pretende abatir.

Esto es más grave aun cuando el precio del petróleo ha bajado sustancialmente y no se ve reflejado en los precios de los combustibles fijados por ANCAP. Caso particular el de la UTE que dependiendo de energías renovables, los contratos de cualquiera de los parques eólicos que obligan a la compra de toda la energía excedente son en dólares y la energía sobrante hace que no operen las centrales térmicas que lo harían a costos infinitamente inferiores considerando el valor del petróleo. Una muestra más de falta de previsibilidad en la gestión de corto y mediano plazo que lleva a que para sostener los costos de la producción y por tanto compra de energía a privados esta sea solventada por la suba de las tarifas a toda la población.

Por lo anterior y considerando además que el ajuste salarial es inferior al incremento de las tarifas expresamos nuestro más contunden rechazo a todo aumento de las tarifas públicas que no son otra cosa que un impuestazo encubierto.

La aplicación de una metodología de ajuste salarial basada en inflación futura sobre el supuesto de que así –la inflación- no se propagará de un año a otro no es otra cosa que determinar que el ajuste y aumento de salarios públicos queda sujeto a lo que el gobierno estime como inflación futura, sin ninguna intervención ni negociación con los trabajadores.

Desde el año 2012 la situación empeoró sustancialmente cuando el gobierno actuó para disminuir puntualmente el IPC en diciembre con medidas de diversa índole tales como negociación con los supermercados en variables tales como “Alimentos y bebidas no alcohólicas” que inciden en la formación del IPC en un 26%, y la “Electricidad” mediante el UTE Premia que incide en la formación del IPC en 4,6% y en Vivienda en un 13,7%.

Cerrando el tema, UTE Premia tiene un papel determinante en la formación del IPC con rebajas puntuales en diciembre de 21,9% y rebotes en enero, cuando desaparece el efecto que llegan al 35,05%.

RECHAZAMOS ESTA “METODOLOGÍA DE ARMAR” EL IPC POR PARTE DEL GOBIERNO CON EL UNICO OBJETIVO DE EVITAR ACTUALIZAR LOS SALARIOS DE FORMA ADECUADA.

RECHAZAMOS EL INCREMENTO DE LAS TARIFAS QUE NO BUSCAN OTRA COSA QUE ABATIR EL DÉFICIT FISCAL CON CARGO A LOS TRABAJADORES Y A LOS SECTORES MÁS VULNERABLES DEL PUEBLO.

RECHAZAMOS EL UTE PREMIA MIENTRAS SEA UTILIZADO COMO MEDIDA DE AJUSTE SALARIAL.

RECHAZAMOS QUE ASÍ COMO SE “REBAJAN” LOS SALARIOS POR LA METODOLOGÍA DE AJUSTES, SE CHANTAJEE A LA ATSS CONDICONANDO EL AUMENTO SALARIAL A UNA CLAUSULA DE PAZ POR LO ADEUDADO POR EL PAGO INCONSTITUCIONAL DE LA PCM EN EL MES DE NOVIEMBRE PASADO Y SIMULTÁNEAMENTE EL BPS REALICE UNA EXONERACIÓN DE APORTES PATRONALES A LAS EMPRESAS “BUENAS PAGADORES” DE ALREDEDOR DE U$S 10.000.000.

Víctor Gabriel Olmos
Presidente de ATSS